lunes, 20 de octubre de 2014

Bacalao escondido

Sabiáis que este pescado es conocido en el sector pesquero con el apodo del “cerdo del mar”  ?.............. Curioso verdad ? ………

La razón principal es porque igual que el susodicho, del bacalao, también se aprovecha todo :

-De la cabeza se le quitan los cogotes y las lenguas (cocochas)
-El cuerpo se corta y se seca para su consumo o se congela
-Las tripas y el hígado sirven para hacer aceite .
-Las huevas para preparar patés o sucedáneos de caviar
-La espina dorsal se aprovecha para la elaboración de cosméticos.



 De todos es sabido que el bacalao es uno de los símbolos mas emblemáticos de la gastronomia portuguesa y que lo cocinan de mil maneras y todas exquisitas,  asi pues,  para la elaboración de este plato  consulté el  blog de Duxa (una compi bloguera portuguesa que cocina como los ángeles), dónde tiene varias recetas a cual mejor y de ellas, escogí ésta , aunque no lo he hecho igual pero la base es la misma.


 Ingredientes :

Un solomillo de bacalao congelado al punto de sal(650g)
800 g de patatas
1 zanahoria rallada
2 cebollas grandes
Un chorrito de vino blanco
1 huevo cocido
3 dientes de ajo
Aceite de oliva virgen
Dos cucharadas de harina
Una nuez de mantequilla
Nuez moscada rallada al gusto
Sal y pimienta
400 ml del agua de cocer el bacalao
1 hoja de laurel
Pan rallado
Aceitunas negras 




  
Elaboración :

Calentamos agua en una olla con media cebolla y un chorrito de vino blanco hasta que hierva a borbotones. Introducimos el bacalao en tres trozos (previamente descongelado aunque también podría cocerse congelado) , apagamos el fuego. Tapamos la olla y dejamos asi siete -diez minutos. No hay que hacerlo en exceso porque sino quedaría seco, ya que luego irá al horno.
Al cabo de este tiempo, retiramos sobre un plato o fuente para dejarlo enfriar. El caldo de la cocción lo conservamos caliente pues después lo utilizaremos para realizar la salsa.

Por otro lado, pelamos las patatas y las cortamos en rodajas que no sean muy gruesas . Las freímos ligeramente en la sartén con aceite de oliva virgen , salpimentamos . Terminarán de hacerse después en el horno. Pasamos a una fuente con papel absorvente para retirar el exceso de grasa y reservamos.

Pelamos las cebollas y las cortamos en medias lunas , rallamos la zanahoria, pelamos y picamos los dientes de ajo y lo sofreímos todo junto en la sartén (aprovecharemos el aceite anterior que utilizamos para las patatas) . Añadimos también la hoja de laurel y dejamos que se haga poco a poco hasta que el conjunto se haya pochado y la cebolla esté transparente. Una vez hecha, extraemos el laurel, pasamos el sofrito para un plato y reservamos. 



Con el agua de la cocción del bacalao haremos la bechamel que ha de ser ligera.
En una cazuela o sartén ponemos dos cucharadas de aceite con una nuez de mantequilla a calentar. Agregamos la harina y removemos , esto es importante, para que después la salsa no nos sepa a harina.
Vamos incorporando poco a poco el caldo caliente (unos 400 ml) , añadimos la nuez moscada rallada , la sal y la pimienta a gusto, removiendo sin parar hasta que consigamos la textura adecuada que no ha de ser espesa .

En una fuente vamos colocando en la base las patatas , sobre ellas el bacalao que habremos limpiado previamente de piel y espinas si hubiera y hacemos lascas .
A continuación el sofrito de cebolla y zanahoria .
Por último regamos con la salsa bechamel y espolvoreamos de pan rallado.
Introducimos a hornear a 180º durante 25-30 minutos hasta que tome color .

Una vez cocinado, adornamos con el huevo cocido en rodajas y unas aceitunas negras. 


lunes, 13 de octubre de 2014

Muffins de arándanos

  Aparte de lo ricos que están, los arándanos , tienen múltiples beneficios para nuestra salud pues es una de las frutas con mayor contenido antioxidante , igualmente mejoran la circulación, reducen la inflamación cardiovascular y evitan la obstrucción de las arterias , pero por si esto fuera poco, también es perfecta para combatir los problemas de las vias urinarias asi como los digestivos. 


 
Al final del verano es la mejor época para comprarlos . 
Me gustan asi al natural, pero suelo comprar cantidad para congelarlos y luego utilizarlos a lo largo del año.
Ideales para preparar mermeladas , en bizcochos, en ricas tartas de queso, para acompañar al yogur etc , etc........no dejéis de consumirlos porque realmente merecen la pena ;) 



Esta receta fue de finales del verano, los utilicé sin congelar (ahora ya se los pongo congelados) ,  para preparar estos deliciosos muffins que nos hicieron mucho mas agradables nuestros desayunos y meriendas, aunque volaron como por arte de magia :))

Ingredientes :
150 g de arándanos
1 cdita de pasta de vainilla
 1 pizca de sal
2 huevos
100 g de azúcar
60 ml de aceite de girasol
80 ml de yogur de frutos secos
100 g de harina
50 g de maizena
1 cdita de levadura
40 g de almendra molida
Almendra laminada 




Elaboración :
Lavar los arándanos y secarlos .
Batir huevos con azúcar y sal hasta obtener una crema .
Incorporar aceite y yogur poco a poco.  Añadir la pasta de vainilla.
Mezclar harina con levadura y la maizena . Tamizarlas e incorporarlas sobre la mezcla poco a poco hasta integrarlas .
Por último agregar la almendra molida y a continuación los arándanos , removiendo con mimo para que se mezclen bien con la masa .



  
Ponemos los papelitos de los muffins sobre los moldes de silicona y vamos vertiendo la masa sin llegar al borde . Espolvoreamos por encima con almedras laminadas.
Introducimos a hornear en el centro del horno a 170 º (horno previamente caliente) durante 25-30 m (según horno).
Dejar enfriar 5 minutos y desmoldarlos sobre una rejilla hasta que enfríen por completo.


Uffffff cosa buenaaaaaaa !!!
Y a ti, te gustan también los arándanos ? …..

lunes, 6 de octubre de 2014

Pan sin amasado

Hoy os traigo un pan en el que no sirven las excusas tipo “no se amasar”,   “me da miedo la masa madre” , “ no se darle forma” , “ se me cansan las manos  “ etc , jaja ………NO cuelaaaa…………. porque como habréis leído en el enunciado , es un pan básico en el que sin esfuerzo podemos conseguir un resultado óptimo, al menos, a la altura de cualquier barra de pan comprada en un supermercado.
La receta pertenece al libro “Pan casero” de I. Yarza . Es apta para principiantes porque con el reposo de la masa en el frigo que haremos la noche anterior , simplemente mezclando ingredientes , el pan se amasará solo .
Venga chic@s  a perfumar la blogosfera con el buen olor a pan recién hecho,  que como siempre os digo , no hay nada mas gratificante que saborear nuestro propio pan.

Os he convencido?.....Pues al lio ;) 



Con estas cantidades hice un barra de pan alargada y dos pequeñinas . A estas últimas les puse alguna semilla .

Ingredientes :

475 g de harina panificable
25 g de harina integral
330 ml de agua tibia
10 g de sal
5 g de levadura fresca o 1,5 de la seca
Semillas variadas (opcional) 

Elaboración :

En un bol disolvemos la levadura en el agua tibia , pero mas tirando a fria que a caliente. A continuación mezclamos todos los ingredientes ( excepto las semillas ) con una mano y con energia hasta que el conjunto esté integrado.
El resultado ha de ser una masa pegajosa . Si no os resultara asi, deberéis añadirle un poquito mas de agua.
Dejamos reposar cinco minutos tapada con papel film , un paño o un gorro de ducha, por supuesto limpio y utilizable sólo para este fin  (desde que le vi el truco a Jose , lo estoy utilizando y la verdad es de lo mas práctico , gracias por la idea chef ) .
Una vez pasado este tiempo, agarramos la masa con la mano como si fuera una pala y la doblamos sobre sí misma . (Para ayudarnos,  nos podemos aceitar las manos o mojarlas , pero de cualquier forma la masa se nos pegará porque como os he dicho anteriormente , es una masa pegajosa, asi que vais bien, no problem ;)
Volvemos a tapar el bol y guardarmos toda la noche en el frigorífico .
A la mañana siguiente, la masa habrá fermentado , (si por casualidad, no lo hubiera hecho, entonces la dejaríamos reposar a temperatura ambiente, fuera de la nevera durante una hora) . 


Espolvoreamos la superficie de trabajo de harina y con cuidado le daremos la vuelta a la masa sobre ella . A continuación y con mimo vamos dándole forma de rectángulo con las manos.
Una vez hecho , cortamos a la mitad a lo largo  y ya tenemos las dos barras.
Ahora es el momento de ponerle las semillas si nos apetece o de dejarlas tal cual…..Si se las añadimos , las pondremos sobre un paño humedecido para que se peguen mejor, o chispeamos ligeramente la barra con agua y las disponemos como mas nos apetezca.
Podemos retorcer las barras para darles forma , dejarlas tal cual, darles forma de hogaza, panecillos, enfin, como mas nos agrade.
Forramos la bandeja de horno con papel vegetal y pasamos las barras a ella con sumo cuidado y sin dejarlas muy juntas, pues tienen que fermentar durante un par de horas y no queremos que se nos unan ;)
Una vez fermentadas ponemos el horno a calentar a 250º . Para crear vapor introduciremos una bandeja con agua caliente que dejaremos en la base del horno mientras se cuece.
Introducimos el pan entonces para cocer , durante 10 minutos a 250º , luego bajamos la temperatura a 220º durante 20 -25 minutos mas.




Dejamos enfriar sobre una rejilla y a disfrutar de nuestro sabroso pan .