lunes, 20 de marzo de 2017

Zamburiñas a la plancha

Como nos gustan , no me cansaría de comerlas!!!
Se preparan en un abrir y cerrar de ojos .
 Están tan ricas …
Además es un producto rico en vitaminas A y B, en minerales como el sodio, fósforo, yodo, hierro y zinc . Y por si fuera poco apenas tienen grasas y a cambio una gran cantidad de proteína que las hace super saludables.

El único punto a tener en cuenta es cocinarlas lo justo, vuelta y vuelta para que no se sequen. 

Con ellas, le damos la bienvenida a la primavera , por fin ha llegado , días de luz y color , bienvenidos sean !!!



Ingredientes :
Docena y media de zamburiñas
100 ml de aceite de oliva virgen
1 cda de perejil picado
Un chorro de albariño
1 diente de ajo
Sal de escamas con algas

Elaboración :
Se limpian las zamburiñas.
 Las mías eran congeladas y ya vienen limpias pero aún así hay que lavarlas por las posibles arenillas que puedan tener así como las conchas .
La noche antes se dejan descongelar en el frigorífico.
Las quitamos de la cáscara , si vemos que tienen arenillas las dejamos en agua fría una media hora y si están bien, les damos un agua por el grifo.
Las conchas las limpiamos perfectamente y reservamos.
Como se hacen en dos minutos , las prepararemos al momento.
Con el aceite, el perejil, el vino y el ajo triturado (quitado previamente el germen para que no repita ) hacemos una especie de vinagreta batiendo todo junto .
En una sartén ponemos las cáscaras a calentar poniendo una cucharada de la vinagreta en cada una.


En otra sartén con unas gotitas de aceite de oliva virgen haremos las zamburiñas , vuelta y vuelta y echándoles unas 3 ó 4 cucharadas de la vinagreta .
Las cáscaras las pasamos a una fuente y sobre ellas colocamos las zamburiñas.
Echamos más vinagreta al gusto y vertemos también los jugos que han soltado al hacerse. 


Servir y comer .

26 comentarios:

  1. Pero que propuesta tan buena, además de ser fácil de parar es un plato de 10 lleno de sabor y muy saludable. Me encanta

    ResponderEliminar
  2. Hola guapísima !!!
    Si es que son bonitas hasta con la concha vacía y qué ricas Bego. Más fáciles imposible, aunque lo de la docena y media, me parece poco jaja, si me tienes cerca triplica cantidades que esto se come sin respirar.
    Tomo nota del truco, calentar las conchas, no se me habría ocurrido.
    Besotes mi niña.

    ResponderEliminar
  3. ¡Oh, que buenas, madre mía! Me encantan, ahora mismo me llevaba una con un vinito blanco. Aunque sea temprano para el aperitivo.
    Besos.
    Marhya (enmilbatallas.com)

    ResponderEliminar
  4. Madre mia ..lo mismo me pasa a mí nunca me canso de comerlas ...que ricas se ven ...besos

    ResponderEliminar
  5. Mira que las hago veces y aun no las he publciado en el bloig porque es hacerlas y comerlas ultimamente tambien las compro congeladas vienen limpias y salen muy ricas yo las preparo de otra forma tendre que ponerme las pilas y prepararlas para subir la receta al blog.
    Uummmmmmmmmmmmmm no dudo ni un segundo esten de muerte relenta solo siento no poder meter la mano y dar cuenta de un par de ellas babendo me marcho que lo sepas.
    Como siempre receta y fotos son de 20 points.
    Bicos mil y feliz semana wapisimaa.

    ResponderEliminar
  6. Dias de luz y color que aquí poco hemos visto hoy jaja y la que nos espera de semana...ufff, pero con esas zamburiñas se nos alegran las pupilas y lo que haga falta! Ya vemos la luz nosotros! jeje Besines

    ResponderEliminar
  7. Me encantan¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  8. Jugosas, sin pasarse con el tiempo de cocinado que es así como quedan ricas, me encantan!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Bego que buena pinta tienen, y yo que nunca las he probado, ya sé que no tengo perdón, pero no sé si será por falta de costumbre, pero nunca las he buscado en el mercado, pero ahora no me queda más remedio que buscarlas, porque se me han metido en la retina, y no voy a poder vivir hasta que no las coma, jajaja...
    Besitos guapetona, que lo disfrutes.

    ResponderEliminar
  10. Yo tampoco me cansaría nunca de comerlas! Qué delicia!

    ResponderEliminar
  11. Bueno,bueno,buenooooo no sabes lo que me pueden gustar las zamburiñas,me vuelven loca!!!y nunca las he hecho en casa,que pinta tienen Bego!!!!mil gracias por la receta,te mando un besooo

    ResponderEliminar
  12. jo, la de veces que las he visto congeladas y no me atrevido a comprarlas...en cuanto pueda las hago. Una pinta espectacular. Un besazo guapa.

    ResponderEliminar
  13. Bego la de veces que las comemos en casa, y le hice fotos una vez, y no se por donde andan, se me olvidaron en alguna tarjeta por completo y al ver las tuyas me las has recordado, las preparo casi igual a las tuyas y quedan deliciosas, están para darse un atracón con ella...Bess

    ResponderEliminar
  14. Soy de las que me comería una docena de zamburiñas sin enterarme, me encantan.
    En Castilla-León se ven poco, tendré que mirar en los establecimientos de congelados.
    Sé que vieiras congeladas puedo encontrar, pero zamburiñas...
    Tu receta es sencilla y exquisita, vamos, que quedas bien con ella a cualquier hora.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
  15. Bego en casa no nos gustan nooo... NOS RECHIFLAN !! Para mi es un manjar de dioses, y te han quedado riquísimas, estoy babeando que lo sepas.
    Besinos
    El toque de Belén

    ResponderEliminar
  16. Pense que eran vieiras jajaja, pero yo por eso no te pongo pegas eeeehh, lo mismo me gustan unas que otras, buenisimas, ya me has dao ganas, besos linda

    ResponderEliminar
  17. Begooooo.. espectaculares te han quedado amiga, me encantan no son muy baratas pero las suelo comprar para hacerlas así a en revueltos, el ultimo con setas que tengo pendiente publicar. Bikiños amiga

    ResponderEliminar
  18. Bego , que pinta mas buena tienen , me encantan , esperemos que llamen al solin para tener buena primavera
    besinos

    ResponderEliminar
  19. Te han quedado con una pinta sumamente deliciosa. Bienvenida la primavera y las recetas tan ricas como esta

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  20. Que ricas,yo no suelo hacerlas ,pero me gustan mucho .besinos

    ResponderEliminar
  21. Hola Bego. Yo sólo las he comido una vez y con arroz. Tu receta y tus fotos abren el apetito, incluso a estas horas. Besos guapa.

    ResponderEliminar
  22. Holaaaa
    Días de luz y color dice ella, buenooo, si, más luz si que hay y más color también jajajaja pero, desde mi ventana (que poético suena ésto) veo unos nubarrones para flipar, no creo que tarde mucho en caer una buena tanda de agua, que, aquí, ya deberíamos estar acostumbrados pero, hay que ver lo que fastidia tanta lluvia jajaja
    Después de éste comentario nublado, vamos con las zamburiñas, y que te tengo qeu decir que no las he probado nunca, sniffffff, o eso creo, no recuerdo si de más pequeña , o sea, hace muuuucho tiempo, las comí en casa de mi abuela, porque algo me suena pero no lo se a ciencia cierta, ni me acuerdo, tengo memoria de pez jiji, pero, viendo las fotos dan ganas de probarlas ya mismo
    Besiñossssss

    ResponderEliminar
  23. Ayyy que cosita más rica por dios!!! Aquí donde vivo la zamburiña no hay, por suerte si que hay vieiras.
    Ya veo en la foto que te lo has comido todo jaja. Seguro que te sabían a poco, ya que tienen una pinta irresistible!!

    Besos

    ResponderEliminar
  24. Si si .. esto está muy bien , pero no me vendas las zamburriñas que yo aqui no las encuentro !! que ganitas me han dao de incarle el diente , creo que solo las probé una vez y de eso lo mismo ni tenia dientes..jaja
    una gozada rubia , que bien os cuidais por allí arriba leches!!

    besitossssss a mogollón

    ResponderEliminar
  25. Bego, vaya manera de empezar la primavera! Tienen que estar exquisitas. Un fuerte abrazo, Clara

    ResponderEliminar
  26. Son un lujo Bego y una forma fantástica de comenzar la entrada de la ansiada primavera (aunque por el frio que tenemos, parece diciembre). Tenían que estar exquisitas, porque las fotos, lo dicen todo :-)

    Un besín.

    ResponderEliminar

Te agradezco enormemente tu comentario que el tiempo es oro y hay que estirarlo para que nos cunda.....Vuelve cuando quieras....... las puertas de mi cocina están abiertas para ti.
Muchas gracias.